Mmm...

Mmm...
Importante: Se agradecen los comentarios, correcciones y críticas del lector

lunes, 18 de marzo de 2013

Japón: impresiones parciales de un viaje de laburo con algunas escapadas para ver que hay por ahí

                                                     Allá por Febrero de 2012




Mis impresiones de estos 5 dias- 4 noches en Osaka son más bien visuales.
Disclaimer: Sólo me refiero a lo poco que vi en Osaka. Trato de no caer en el típico error de quien estuvo un par de días en Milán y cree que conoce Italia (o  un alemán que paso 3 días en Santiago del Estero y cree que conoce la Argentina). En cada país las regiones son muy diferentes, aunque supongo que Osaka se parece más a Tokio que a Buenos Aires (esto es una idea sin respaldo objetivo).

Fue un viaje de trabajo, pero por suerte llegué un domingo por la mañana, después de 12 horas de vuelo, (+8 horas de jet lag) y, para tratar de  resincronizar mi ciclo circadiano, en vez de  dormir,  me fui a dar una vuelta por el Castillo de Osaka,  que es para nosotros una gran pagoda, rodeada de un arroyo, que fue un foso en épocas de guerras entre Shogunes (hace como 500 o 600 años) y un gran parque que era el resto del castillo feudal del que la gran pagoda era la torre principal.


También descubrí el contraste con grandes edificios supermodernos, avenidas anchas y zonas peatonales muy coloridas, llenas de negocios, restoranes, (McDonald's incluído) y girls bars, que no entendí si eran bares exclusivos para señoritas o bares para señores que buscan señoritas.

Llama la atención ver gente, hombres, mujeres y niños, digamos un 10%, con mascarilla médica, en cualquier situación, en la calle, de día o de noche, en los transportes públicos y en el trabajo.
Hombres trajeados, mujeres elegantes, chicos/as  en  jeans, o chicas en shorts, medias negras y f-boots: todos  con la mascarilla blanca. Me dijeron que tienen miedo del smog, de la gripe (aviar, porcina?).
Sería un gran negocio vender mascarillas de diseño, no sólo en Japón. Se pondrían de moda en todo el mundo, con una buena campaña de marketing que aproveche el miedo apocalpítico global.
 Ya soy un experto en prever y  desaprovechar grandes oportunidades de negocios. Ejemplo: hace mas de 10 años yo insistía en que había que importar dulce de leche en España, y actualmente se vende en supermercados, fabricado por Nestlé, de excelente calidad, en envase con pico vertedor antigoteo.

En un corto paseo nocturno, creo que pude aclarar lo de los girls bars, desde afuera, pero inequívocamente por la forma en que algunas girls (no muy interesantes) anunciaban vaya a saber que servicios o consumiciones a viva voz y con cartelitos (en japonés, claro).

Los japoneses sonríen y saludan con inclinaciones, todo muy protocolar, pero si uno pregunta una dirección por la calle , ellos te ayudan muy amablemente, con algo o nada de inglés, y te acompañan hasta que están seguros de que  ya estas bien encaminado, y todo con sonrisitas muy simpáticas. Algunos te preguntan de donde venís.

Entre ellos hablan mucho y se ríen bastante, no parecen  muy circunspectos.

Algunos hombres jóvenes parecen sacados de un dibujo manga (no sacados de la manga), por las caras y los peinados. El pelo lacio revuelto cuidadosamente formando una estructura que parece una peluca , a veces con algún color agregado. Las chicas tienen aspecto mas normal-formal.

La ropa en gral es poco vistosa, colores apagados, blancos y negros, grises y marroncitos, y más bien convencional. No se ve tanto  despliegue de diseño como en Europa, inclusive con la ropa barata.

En mi paseo por el parque del castillo medieval, una chica muy joven, bonita y sonriente  me habló en japonés mostrándome su cámara de fotos. Yo creí que quería que le sacara una foto con su amiga, que se reía tambien, pero lo que quería era sacarse una foto conmigo. Obviamente no me negué, y de paso le pedí a la amiga que nos sacara la misma foto con mi celular. Me sentí halagado, aunque es probable que yo le recordara al abuelo occidental de algún pokemon senil (nunca supe muy bien que era un Pokemon, aunque me acordé de la existencia porque hay un Pokemon Center de Osaka , cerca del hotel donde estaba parando yo, aunque no tuve tiempo de ir a ver que era.)

Hablando de hotel: Por la gran ventana del piso 26 se veia la gran city moderna. Impresionante.
 En el super desayuno buffet, la gente morfaba de todo, pero a lo japones; con palitos (arroz, pescado, huevos, tes , pasta,algas,  en fin, es como ir a un restoran japones pero a la mañana temprano). No hay quesos; sí algo de leche y yogur, como concesión a los huéspedes occidentales supongo.

El hotel esta en un bloque inmenso , muy moderno, que contiene la estación de tren y un centro comercial (mall o shopping), con negocios muy paquetes y restoranes finos y otros normales,  que se van tornando más tuguriosos a medida que uno va hacia los andenes de los trenes por unos túneles llenos de negocios y bolichones (onda Blade Runner).
Todo esta super limpísimo. 

Toman tés y cafés de muchos sabores y combinaciones, calientes o fríos. (hay que aclarar siempre la temperatura al pedirlo) . Muy ricos todos los que probé. No hay forma de conseguir un sandwich de jamón y queso. En cambio, venden buñuelos recien hechos de pulpo hasta en kioskos por la calle.

En general la gente es delgada, aunque, como excepción, viajé en ascensor con una especie de luchador Sumo vestido con kimono y peinado con palito. No nos saludamos.

Tomé el tren, yo solo, y no me perdi (!!). Era una línea circular, o sea que en el peor caso, si iba en dirección contraria a la larga hubiera vuelto al punto de partida, suponiendo que me acordara del nombre de la estación donde subí. Pero era fácil, porque los nombres están tambien en letras occidentales. Una hazaña para mí, que no tengo el menor sentido de orientación. Hay gente que tiene una brújula en la cabeza (mi mujer , por ejemplo, que nunca se pierde).Yo sin GPS, o mapa , me pierdo a la vuelta de mi casa.
Hay muchos carteles muy coloridos, incluso con fotos o dibujos de flores.
Los vagones de este tren son (no sospechosamente) iguales a los del subte B de Buenos Aires de cuando estuve yo hace unos años. El terciopelo de los asientos, de costado, a lo largo, es azul. Pero están impecables, limpísimos, aunque se nota que son viejos.
El bus que va y vuelve del aeropuerto (1 hora) es igual al Tienda León (tambien en estado de mantenimiento perfecto).

Elegir la comida  no es fácil, muchas  veces los menúes estan solamente en japonés. Las fotos o dibujitos ayudan. En algunos restoranes  están los platos en la vidriera , hechos de plástico, tan reales como en un museo de cera, y si tienen el precio al lado, listo, ahí me meto.

También fui varias veces a comer con gente de la empresa, pero ya es menos deportivo, tiene  menos suspenso, aunque se come mejor con ayuda local. Me encanta la comida japonesa, los platos de pescado y mariscos crudos, semi, o cocinados, algunos bastante picantes, con verduras raras , arroz,  frutas transparentes, cerveza , sake o ... un aguardiente coreano que no me acuerdo como se llama (se toma caliente).

Parecen bastante trabajólicos, en general dan la impresión de estar cumpliendo con sus deberes. Son tan protocolares que no se sabe que piensan realmente. Mi colega japonés , después de una par de copas  en la cena, se soltó un poco y descubrimos gustos musicales en común : El hot jazz de las películas de Woody Allen  y Led Zeppelin.  Tambien dijo lo que pensaba sobre la empresa (lo bueno y lo malo). Estaba también un técnico malayo, cuya religión le impide tomar alcohol, quizás por eso no necesitaba emborracharse para hablar con sinceridad, porque se despachó a gusto también.

En la clínica oftalmológica donde fui con ellos  a instalar un laser (un laburo chino), el malayo y yo observamos asombrados la eficiencia con que una empresa de mudanzas trasladaba toda la clínica  desde un local a otro en otro edificio (en el piso 15). Un trabajo realmente profesional. Embalaron, transportaron, descargaron todo (équipos medicos muy delicados , armados y desarmados, ópticas, mecanismos, cosas livianas y pesadas) sin romper ni perder nada, metódicamente. Otro gran negocio: trasporte de objetos delicados. El malayo comentó que esto en "nuestro país" no funcionaria así, llegaría roto, lo que llegara. Supongo que se refería a Malasia, pero lo entendí y acompañé en el sentimiento.
Mientras, un grupito de chicas muy jóvenes de la clínica, alguna con mascarilla, me miraban y me saludaban  sonrientes, con risitas entre ellas. (otra vez : les recordaré al  James Bond de Sólo se vive dos veces - era en Japón, hace como 100 años - o al abuelo canoso de un Astroboy senil?)

Imposible para mi calcular la edad de la gente a ojo. Casi todos parecen jóvenes . Y otros son ancianos. O pasan directamente de la juventud a la vejez sin madurar o los cuarentones y cincuentones parecen veinteañeros.

Inodoros japoneses : Este tema  tan prosaico tiene grandes implicaciones higiénicas y sensoriales.
Vienen con unos chorros tipo bidet , concretamente 2 posiciones: una para duchar el "posterior" despues de la deposicion ( o antes o durante, no hay instrucciones precisas, creo que esto se deja librado al sentido común) y la otra es la posición bidet propiamente dicho, ambas con presión del chorrito y temperatura del asiento regulables con unos botoncitos . En el hotel y en la clinica eran muy similares. En el aeropuerto ya estaban los inodoros normales y en el parque que yo visite hay baños públicos con retretes elementales (aunque limpitos) para posteriores bien curtidos para enfrentar (es un decir) la intemperie.

Se ven un par (2) de linyeras y algún que otro joven borrachín. Sospecho que los japos le deben dar bastante a la botella y otros vicios, en horarios no laborales.

El tránsito va al revés , todos de contramano,  los autos tienen el volante a la derecha y los cambios a la izquierda, como en Inglaterra.

Bueno, hasta acá llego con mis recuerdos inconexos, puede que algo  distorsionados por el jet lag y los juegos de la memoria.

En resumen: la experiencia me gustó y espero poder repetir, llevando a mi jermu , y sin tener que laburar, es decir de vacaciones. Veremos ...



Sayonara y Arigato (mis únicas palabras en japonés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario